In Italia non ci sono Omosessuali (II parte)

La seconda, e ultima, parte dell’articolo in cui, prendendo spunto dalla morte di Lucio Dalla, ho cercato di analizzare come il paradigma heteronormativo dominante italiano si relaziona con l’omosessualità.

… → Qui il testo completo (in Spagnolo)

Copyright © 2012 Eitan Yao.

È vietata la riproduzione non autorizzata di questo testo.

Annunci

L’italia torna a censurare la parola preservativo

… → Qui il testo completo dell’ articolo (in Spagnolo)

Opinione: In Italia non ci sono Omosessuali (II)

En Italia no hay homosexuales (II)

Para leer la primera parte de la carta, pincha aquí.

El papel de las redes sociales

En un primer momento, como hemos visto, parecía que tras la muerte de Dalla todo iría como siempre. Sin embargo, esta vez las cosas han sido distintas. Lo nuevo es el papel que han jugado las nuevas tecnologías y, en particular, las redes sociales. Por primera vez, la tradicional reacción censora del discurso heteronormativo dominante ha chocado de pleno con otra reacción, diametralmente opuesta, surgida en las redes sociales.

Desde que se conoció la noticia de su fallecimiento en Suiza las redes se han llenado, en efecto, de comentarios y agrias discusiones sobre la orientación sexual de Dalla. Esto ha acabado por “contagiar” a medios de comunicación tradicionales que se han ocupado del tema, mencionando incluso la palabra prohibida: homosexual. Sin quererlo, estos medios han abierto la caja de Pandora desatando una enorme polvareda. Ha habido gente que pedía a gritos sanciones ejemplares contra los periodistas que mencionaron la homosexualidad de Dalla. Muchos han afirmado que esta no era “importante” o “relevante”, que la orientación sexual es algo “privado” y que hablar de ello era “denigrar” al fallecido. Los gays italianos han sido tratados como chacales y hienas. Los sectores católicos les han acusado de querer hacer una bandera del cantante. Toda Italia se ha pasado días enteros discutiendo sobre la homosexualidad de Dalla.

Esto de evitar cualquier mención de la homosexualidad en público y obsesionarse con ella en privado no es nada nuevo. Los italianos pasan jornadas enteras en las redes sociales discutiendo sobre la supuesta homosexualidad de actores, cantantes y jugadores de “calcio”. En los últimos años se ha generado incluso un ritual delirante que consiste en obligar a los “famosos” a demostrar su heterosexualidad. Alguien difunde en la red un rumor sobre la sexualidad de algún famoso que (si quiere seguir trabajando) debe demostrar que es un “verdadero hombre”. Sucede continuamente…

Entre censura y verborrea. Una obsesión italiana

Esta obsesión enfermiza por los gays muestra como para muchísimos italianos la homosexualidad sigue siendo tabú (de ahí este interés morboso por algo que todavía es visto como escandaloso y escabroso). “Escándalo”, de hecho, es una de las palabras que se asocian sistemáticamente a homosexualidad en Italia. El mismo lenguaje utilizado para hablar de ella muestra cómo la homosexualidad sigue siendo un problema para muchos italianos. La cultura LGTB es presentada sistemáticamente en términos negativos (etiqueta, gueto, etc.) y los medios califican la homosexualidad de “elección” (muchos incluso promocionan las “terapias reparadoras”). Los medios bombardean además con una propaganda que contrapone al gay “malo” (el que no se esconde y reivindica sus derechos) al gay “bueno” (el que no “ostenta” su orientación sexual. El gay “normal”, discreto, invisible, posiblemente católico y anti-derechos LGTB).

Alguien podría pensar que estas reacciones tan opuestas, el silencio y la censura homófoba de un lado y la verborrea sobre la homosexualidad del otro, son una muestra del sempiterno conflicto entre tradición y modernidad y de los cambios en acto en una sociedad que se está modernizando y evoluciona hacia una mayor aceptación de la diversidad sexual… Puede que sea así, pero yo no lo creo.

Yo veo más bien en estas dos maneras al parecer tan opuestas de tratar la homosexualidad dos expresiones distintas de la misma homofobia que corroe la sociedad italiana. Una homofobia violenta que, lejos de estar desapareciendo, se expresa en diferentes formas y, si posible, se ha expandido aún más en los últimos años. Lo que pasa es que en lugar de expresarse en “piazza” o en la calle, esta obsesión ahora se expresa en las redes sociales y esto la convierte en algo público, generando así un conflicto con el discurso homófobo oficial que lo que busca es que no se hable del tema.

¿Un país normal?

La presencia del novio de Dalla en los funerales ha atraído la atención de todo el país. A pesar de que el chico haya sido presentado en la ceremonia como un simple colaborador del cantante, algunos han querido ver en su presencia la prueba de los cambios sociales en acto en el país. “Intelectuales” y periodistas “progresistas” se han sentido en la obligación de tomar la palabra en el asunto y han acabado mostrando una vez más a todo el mundo lo profunda que es la homofobia (y la misoginia) de la llamada izquierda italiana.

Estos argumentos no son nada nuevos. En los últimos años, en efecto, se ha impuesto una propaganda delirante que afirma que este es un país normal, donde las personas LGTB no padecen ninguna discriminación. Políticos y medios de derechas utilizan este argumento para demostrar que los gays italianos ya tienen sus derechos reconocidos y no necesitan ninguna ley (hay toda una propaganda muy popular que acusa incluso a los gays de querer más derechos que los demás ciudadanos). Los de la llamada “izquierda”, por su parte, utilizan estos argumentos para sentirse más modernos y europeos. Muchos gays contribuyen, desgraciadamente, a esta propaganda. Los medios italianos entrevistan a menudo a gays ricos y privilegiados que afirman que Italia no es un país homófobo (muchos gays italianos están de hecho obsesionados con lo que llaman el “víctimismo” gay). Algunos colectivos LGTB, por su parte, utilizan también estos argumentos para afirmar, como ha hecho la diputada Paola Concia en su entrevista con dosmanzanas, que “si hoy la sociedad es menos homófoba se debe esencialmente a las asociaciones LGTB que, a lo largo estos años, han hecho un trabajo importantísimo“.

La realidad, sin embargo, es que las estadísticas hablan de una sociedad cada vez más violenta y homófoba. Hay lugares, como Florencia y Bolonia, donde la situación, lejos de mejorar, ha empeorado notablemente en los últimos 20 años. El proceso de modernización se detuvo en Italia hace mucho tiempo y el nacionalcatolicismo ha vuelto a ser el paradigma hegemónico en la sociedad italiana por primera vez desde el fin de la segunda guerra mundial (algo muy peligroso).

Algo, es verdad, ha cambiado en los últimos años. Muchos gays han salido del armario y existen, la sociedad ya no puede negar tan fácilmente la existencia de homosexuales en su seno. Otro signo esperanzador es la emergencia de un nuevo movimiento LGTB. Pero Italia no se ha hecho más “tolerante” en las últimas décadas, sino todo lo contrario. Ha habido una reacción muy violenta del paradigma heteronormativo dominante.  En los últimos años, por ejemplo, Italia se ha convertido en un lugar de referencia por todos aquellos que pretenden “curar” la homosexualidad. Este tipo de grupos han logrado hacerse un hueco entre las corrientes de opinión mayoritarias y cuentan, además del apoyo decidido de la iglesia católica, con la abierta simpatía de muchos medios. Sus tesis han entrado en la cultura popular que las difunde en canciones y películas. La situación de las minorías sexuales ha alcanzado cotas alarmantes y ha habido una auténtica escalada de comportamientos, actitudes y, lamentablemente, ataques racistas, xenófobos y antisemitas. Hoy, más que nunca sería necesario un cambio de paradigma dominante pero esto parece imposible.

Un problema llamado movimiento gay

El movimiento gay italiano (o, mejor dicho, una parte del movimiento gay italiano) se ha transformado en muchas ocasiones en un obstáculo más. Se encuentra además en una encrucijada: a pesar de que en Italia todavía no haya un movimiento gay comparable al que existe en otros países occidentales como España, en los últimos años las personas LGBT se han, por lo menos, librado de la dependencia de viejas burocracias asociativas que no servían para nada. Hoy en día existen asociaciones (algunas “antiguas”, como Agedo, otras nacidas más recientemente, comoRete Lenford, Famiglie Arcobaleno y Certi Diritti) que hacen un trabajo a menudo extraordinario en defensa de los derechos LGTB.

El problema es que las viejas burocracias no han desaparecido. Además hay demasiados “líderes máximos” autoproclamados que no representan a nadie y que causan daños enormes con sus torpezas, su estupidez, su codicia, sus guerras entre machos y sus ganas idiotas de pasar a la historia. Los gays italianos no les deben Nada. La poca libertad que disfrutan se la han ganado a pulso y sin ayuda de (casi) nadie. La vida de los gays italianos y el trabajo de asociaciones como Agedo, Rete Lenford, Famiglie Arcobaleno y Certi Diritti sería mucho más fácil si esta gente se fuera a casita de una vez.

Una drôle de guerre (homófoba)

Varias sentencias han dejado claro que no existe obstáculo constitucional que impida la aprobación del matrimonio igualitario en Italia. La decisión queda, simplemente, en manos de los políticos italianos, que por el momento no tienen intención alguna de reconocer los derechos de las personas y familias LGTB.

La iglesia católica y la derecha político-mediatica son los obstáculos principales para el reconocimiento de los derechos LGTB en Italia. Son también lo más obvios. Sin embargo, hay otros obstáculos que no son menos peligrosos. La llamada “izquierda” italiana, por ejemplo, que es homófoba y está en contra del matrimonio igualitario. Hay todo un sector de esa izquierda, que cuenta con el apoyo del sector “progresista” de la iglesia católica, que quiere aprobar medidas blandas a “favor” de la comunidad LGTB en un intento de detener un avance ambicioso de los derechos LGTB. Su plan es aprobar un contrato notarial de mancomunión de bienes que no serviría apenas para nada y llamarlo, eso sí, “unión civil”. El problema es que el Vaticano está también en contra…

Entonces, ¿dónde deja todo esto a los gays italianos? Actualmente la comunidad LGTB italiana se encuentra en un impasse: El estado italiano no nos reconoce ningún derecho, los medios rebosan de homofobia, la censura homófoba sigue allí, los católicos y la derecha no paran de atacarnos, la llamada ”izquierda” es indiferente u hostil y una parte importante de la población estaría encantada si el Parlamento criminalizara la homosexualidad.

Afortunadamente los católicos también tienen un problema. Hasta ahora su actitud ha sido la de que la Constitución prohíbe el reconocimiento jurídico de las uniones del mismo sexo, pero no es así. Además, Italia se ha adherido y se ha comprometido a cumplir tratados internacionales que reconocen los derechos LGTB. Los jueces italianos ya han empezado a emitir importantes sentencias que reconocen a las parejas del mismo sexo. Muy previsiblemente, las sentencias a favor de las parejas del mismo sexo no harán sino multiplicarse en un futuro próximo.

El status quo no es sostenible a medio y largo plazo. Pero hoy es imposible saber todavía cuál será la salida de esta “Italian Standoff”.

Nicola

Por deseo del autor, se prohíbe la reproducción total o parcial de este texto sin permiso expreso.

“Una carta en dosmanzanas” quiere ser una sección abierta, a la que podéis enviar cartas que deseéis que publiquemos en dosmanzanas y con las que queráis dar vuestro punto de vista sobre actualidad, noticias o cualquier otro tema relacionado de una u otra forma con la realidad LGTB. Todas las cartas para ser publicadas deberán ser recibidas en nuestro correo electrónico (Para que no lo confundamos con cualquier otro mail recibido en esta misma dirección, indicad en el asunto: “Una carta a dosmanzanas”).

Dosmanzanas se reserva el derecho a no publicar alguna de las cartas recibidas. Dosmanzanas puede no compartir las opiniones expresadas en las cartas publicadas en esta sección.

 

Originale: http://www.dosmanzanas.com/2012/04/en-italia-no-hay-homosexuales-ii.html

MOLDAVIA: Eletto Timofti presidente, ma il futuro resta un’incognita

Il mio articolo per East Journal sulla crisi politica in Moldova e l”elezione di Nicolae Timofti alla presidenza della repubblica .… → Qui il testo completo dell’articolo

Opinione: In Italia non ci sono Omosessuali (I)

En Italia no hay homosexuales (I)

Con su muerte súbita y inesperada el cantante Lucio Dalla ha desatado, sin quererlo, un enorme debate sobre el lugar de la homosexualidad en la sociedad italiana. Lo que había que decir sobre Dalla como persona y sobre su música ya lo ha dicho, y muy bien, el escritor Aldo Busi en un reciente artículo. Lo que me interesa aquí es analizar como el paradigma dominante italiano ha gestionado la orientación sexual del cantante y, más en general, la manera en que los medios de comunicación y la sociedad italiana se relacionan con la homosexualidad.

En Italia todos son machos

Hay una historia muy conocida sobre la homosexualidad bajo el fascismo que me parece muy útil para comenzar a situar la difícil relación que muchos italianos mantienen con la homosexualidad: el Código Penal actualmente en vigor en Italia es el llamado “Codice Rocco”, el Código Penal fascista elaborado en 1930 por el Ministro de “Justicia” del régimen de Mussolini, Alfredo Rocco. La historia cuenta que Rocco incluyó en su código un artículo en el que se sancionaba la homosexualidad como delito penal pero Mussolini le ordenó retirarlo afirmando que “los italianos son demasiado machos para que haya homosexuales“.

El régimen fascista consideraba la homosexualidad un vicio extranjero(el mismo argumento es utilizado hoy en día por Mugabe, por ejemplo). La idea era no hacer nada que pudiera “promocionar” la homosexualidad poniendo en duda el mito de la “virilidad” de los italianos. Sin embargo, al mismo tiempo que negaba públicamente que existieran homosexuales en Italia, el régimen consagraba grandes energías en perseguirlos sin piedad. Al fin y al cabo, las cosas no parecen haber evolucionado mucho.

La censura homófoba

Tras la muerte de Dalla la primera reacción -yo diría que instintiva- de muchos medios italianos ha sido hacer lo que se ha hecho siempre: censurar, borrar cualquier rastro de homosexualidad, eliminar cualquier mención o referencia a la orientación sexual del fallecido en sus informaciones. Así, por ejemplo, el novio de Dalla ha sido presentado en los medios como un simple “amigo” o “colaborador” del cantante.

En los últimos decenios la cultura italiana ha sido confrontada con dos grandes fenómenos socioculturales. De un lado, el nacimiento del movimiento internacional de liberación LGTB y la presencia cada vez más importante de la cultura LGTB en el mainstream cultural de muchos países. Del otro, la salida masiva del armario de miles de LGTB italianos que, inspirados por lo que ocurría en el extranjero, han decidido vivir su vida y su sexualidad abiertamente. Hay que subrayar que en Italia este proceso de liberación, además de enfrentarse a una reacción muy violenta por parte del paradigma heteronormativo dominante, se ha hecho sin el apoyo de un movimiento gay digno de este nombre y a pesar de la hostilidad de la llamada “izquierda”.

Pese a estos cambios, la primera reacción de la “cultura” italiana sigue siendo la de censurar la homosexualidad y presentar a los gays como delincuentes u marginales. La censura homófoba no es, ni mucho menos, exclusividad italiana, pero aquí ha llegado hasta extremos inusitados. La sociedad italiana es profundamente homófoba y (como todas las sociedades y/o individuos homófobos) está obsesionada con la homosexualidad. La censura y supresión de la cultura homosexual han sido tan abrumadoras que han llegado a la desaparición de los homosexuales del relato histórico, de las biografías y de la literatura. Hasta hace pocos años, en Italia los homosexuales no existían y si alguien hablaba de ellos era para presentarlos como pobres marginales, enfermos o delincuentes cuyo único destino era vivir una vida trágica, triste y infeliz. Además, el control social ha sido tan fuerte que en este país no ha existido nunca una verdadera cultura LGTB. En su libro City Boy, Edmund White califica de “patética” la gay life en Italia en los años 70. Otro escritor gay norteamericano, David Leavitt, decía lo mismo cuando vivía en Florencia en los años 90. Las cosas no parecen haber cambiado mucho desde entonces.

La propaganda nacionalcatólica

En el caso de Dalla, a esta censura homófoba se ha sumado inmediatamente otro sistema de representación: El fallecido ha sido presentado como un fúlgido ejemplo de virtud católica y de buena italianidad (la italianidad siendo, naturalmente, sinónimo de catolicidad). La prensa, las revistas y programas de televisión de cotilleo se han llenado de entrevistas con curas amigos del cantante y de imágenes del fallecido junto al Papa, en visita a monasterios, junto a una estatua del Padre Pío, etc…

Esto no ha sido una novedad. La conversión de cualquier “famoso” fallecido en una Image d’Épinal al servicio de la propaganda católica y de la ideología nacionalcatólica dominante es habitual en Italia. Hace unos años el gran intelectual anglo estadounidense Christopher Hitchens dijo en uno de sus artículos que los Mullah iraníes consideran el pueblo iraní su propiedad privada. Lo mismo pasa, hoy más que nunca, con la iglesia católica en Italia.

La conversión de “T”*

El caso más dramático y extremo de conversión de un gay fallecido en instrumento de la propaganda católica es sin duda el de uno de los escritores más conocidos e importantes de la nueva generación narrativa italiana de los años 80,”T”. Aunque yo considero a “T” como un autor fallido, que no logró nunca expresar plenamente su talento literario, es indudable que ha sido uno de los escritores contemporáneos más importantes en Italia. Sus libros, que en su día fueron muy polémicos (algunos fueron incluso retirados de las librerías y se les iniciaron juicios por obscenidad y ultraje a la moral pública), han tenido una influencia muy amplia y profunda sobre las nuevas generaciones de escritores. Además “T” acabó siendo, sin quererlo, uno de los símbolos de la Italia de los 80. Fue uno de los símbolos de una Italia abierta, laica, que quería modernizarse y ser, por fin, un país “normal”.

Esta es probablemente la razón por la que la propaganda católica se lanzó con saña sobre su cadáver. Su familia mantuvo secreta la causa de su muerte (el sida) y, después de su muerte, anunció que durante los últimos meses de vida el autor había regresado a la “fe” católica. Hoy en día el legado de la obra del escritor gay italiano más importante de los años 80 está en mano de curas y católicos. La homosexualidad ha sido borrada de su biografia. Se han publicado incluso libros para demostrar que “T” en realidad era heterosexual. Pero lo más grave es sin duda que sus libros han sido censurados. Hoy la mayoría de los lectores italianos de “T” leen sus libros en ediciones censuradas. Y lo más indignante es que no ha habido resistencia. Nadie ha protestado. Los “amigos” “progresistas” de “T” han dejado que se le transformara en un autor católico heterosexual y, en algunos casos, han publicado artículos llenos de elogios de las ediciones censuradas. Peor aún, una parte del movimiento gay no solo ha callado sino que ha colaborado con los nuevos dueños católicos de la memoria de “T”.

continuará

Nicola

*”T” es un seudónimo. La situación en Italia hace aconsejable no utilizar el verdadero nombre del escritor identificándolo como homosexual.

Por deseo del autor, se prohíbe la reproducción total o parcial de este texto sin permiso expreso.

Originale: http://www.dosmanzanas.com/2012/04/en-italia-no-hay-homosexuales-i.html

In Italia non ci sono Omosessuali (I parte)

Con la sua morte improvvisa e inaspettata il cantante Lucio Dalla ha scatenato, senza volerlo, un enorme dibattito sul posto dell’omosessualità nella società italiana. Ciò che vi era da dire tanto su Dalla come persona, come sulla sua musica già é stato detto, e molto ben detto, dallo scrittore Aldo Busi in un articolo.  Quello che mi interessa analizzare in questo testo é il modo in cui il paradigma dominante italiano ha gestito la sessualità del cantante e, più in generale, il modo in cui la società italiana e i mezzi di comunicazione di quel paese si relazionano con l’omosessualità.  … → Qui il testo completo (in Spagnolo)

Copyright © 2012 Eitan Yao. 

È vietata la riproduzione non autorizzata di questo testo.

MONTENEGRO: Resoconto da un paese gay-friendly

Il mio articolo per East Journal sulla situazione della comunità LGBT in Montenegro ( NB: il titolo dell’articolo é stato scelto dalla redazione…io non definirei mai il Montenegro come un paese “gay-friendly”) .… → Qui il testo completo dell’articolo

Italia: Due ospedali si negano a accettare le donazioni di sangue di omosessuali

… → Qui il testo completo (in Spagnolo)